Palabras del Embajador Didier LOPINOT en ocasión del 14 de julio 2020 [fr]

Esta solidaridad entre los seres humanos, la hemos vivido todos los días de esta crisis, organizando una docena de vuelos de evacuación de turistas franceses, gracias a la ayuda, la comprensión y el estímulo de las autoridades dominicanas, del Ministerio de Relaciones Exteriores y de los responsables de la aviación civil, que agradezco particularmente en esta ocasión.

JPEG
Queridos representantes de las autoridades dominicanas, queridos colegas del Mirex y del cuerpo diplomático, queridos compatriotas, queridos amigos todos...

Esta pandemia no respeta nada, ni siquiera el recuerdo de la Revolución francesa, y este año no podemos, mi esposa Elisabeth y yo, brindar champaña con ustedes para celebrar nuestra fiesta nacional, pero también para decirles adiós, ya que será nuestro último 14 de julio en este país.
Sin embargo, de igual manera hemos preparado para ustedes algunas delicias virtuales: un recital, justo después de mi mensaje, videos sobre la gastronomía, la ceremonia oficial en directo desde los Campos Elíseos, y testimonios de personalidades francesas, que ustedes podrán descubrir desde ahora.

Es difícil no estar solemne en este periodo de angustia, de sufrimiento y de drama para algunos de ustedes. Pero no estén tristes hoy, ya que nos sostiene nuestra confianza en la solidaridad humana, y la esperanza que ella nos da.

Esta solidaridad entre los seres humanos, la hemos vivido todos los días de esta crisis, organizando una docena de vuelos de evacuación de turistas franceses, gracias a la ayuda, la comprensión y el estímulo de las autoridades dominicanas, del Ministerio de Relaciones Exteriores y de los responsables de la aviación civil, que agradezco particularmente en esta ocasión.

Solidaridad humana por los franceses enfermos de la Covid, los cuales era necesario cuidar, acompañar, y ayudar a regresar a sus hogares, otra vez gracias a la dedicación de los funcionarios del Ministerio de Salud, de los médicos, de las enfermeras, a los cuales quiero rendir homenaje hoy. Todos los días, aquí como en Francia, les pedimos consejos y asistencia, y les agradezco calurosamente por su sentido del deber, y los riesgos que ellos toman para cumplirlo.

Solidaridad humana también, cuando respondemos al compromiso de los dominicanos en la lucha contra el virus, aportándoles nuestra ayuda técnica y financiera: vía la Agencia francesa de Desarrollo ayudamos al Comité de Emergencia y Gestión Sanitaria a mejorar su dispositivo de vigilancia epidemiológica, y al Sistema Nacional de Salud a enfrentar una crisis sanitaria. Ademas, acabamos de tomar la decisión de conceder un préstamo de 200 millones de euros para apoyar las políticas públicas de respuesta al Covid-19. El tiempo se detuvo durante este confinamiento, pero el tiempo de la cooperación nunca se detuvo entre nuestros dos países.

Son estos testimonios de solidaridad humana que nos aportan la mejor arma contra el coronavirus, mejor aún quizás que la vacuna tan esperada: la esperanza ! como la Revolución francesa ha extendido la esperanza de la libertad, de la igualdad y de la fraternidad a través de Europa y del mundo, especialmente de su Nuevo Mundo, hoy tenemos la esperanza de que esta crisis nos hará más humanos, nos ayudará a comprender que dependemos unos de otros, que debemos ayudarnos los unos a otros porque está en juego el futuro de la Humanidad, con H mayúscula, pero también nuestra propia humanidad, quiere decir nuestra calidad de miembro de una sociedad humana fraternal y moral, donde la vida del otro cuenta más que todo.

Creemos que la esperanza es más contagiosa que el virus, nosotros pensamos como Albert Camus, que « en medio del invierno, descubrimos un verano invencible ».

Con nuestros amigos dominicanos y muchos otros, consideramos pues que la mejor respuesta a esta catástrofe mundial no es necesariamente de acusarse mutuamente por las culpas y los errores cometidos, pero más bien de intentar repararlos juntos por la cooperación internacional, como hemos tomado la iniciativa con asociados como la Republica Dominicana, dentro de las Naciones Unidas y de su Consejo de Seguridad. O aún, iniciando un diálogo al nivel ministerial entre países europeos y países de la región, para resolver juntos la crisis generada por el coronavirus, como acabamos de hacer el viernes pasado.

Y mañana, volveremos a la búsqueda del tiempo perdido en estos últimos meses, cuando tuvimos que cancelar esos magníficos eventos como la Fiesta de la Música, el mes de la francofonia o también la celebración de la gastronomía con Goût de France. Pero esos grandes momentos de nuestra cooperación cultural volverán más fuertes en el 2021!

Entonces, “au revoir”!

Video del discurso del embajador Didier LOPINOT:

Discurso del señor embajador Didier Lopinot

Palabras del señor embajador de Francia en República Dominicana, Didier Lopinot, en ocasión de la Fiesta Nacional 2020. Bonne fête nationale aux Françaises, Français et aux francophiles en République Dominicaine ! #14juillet #BastilleDay #fêtenationale

Publiée par La France à Saint Domingue - Francia en Santo Domingo sur Jeudi 9 juillet 2020

Ultima modificación 14/07/2020

haut de la page