Iniciativa para Europa: una Europa soberana, unida, democrática (26 de septiembre 2017) [fr]

Ante los grandes retos de nuestro tiempo –la defensa y la seguridad, las grandes migraciones, el desarrollo, el cambio climático, la revolución digital, la regulación de una economía mundializada– los países europeos ¿acaso han encontrado los medios de defender sus intereses y sus valores, de garantizar y adaptar su modelo democrático y social único en el mundo? ¿Pueden superar solos cada uno de estos retos?

No podemos permitirnos conservar las mismas políticas, las mismas prácticas, los mismos hábitos, el mismo presupuesto. Tampoco podemos elegir la vía del repliegue nacional.

La única vía que garantiza nuestro futuro, es la refundación de una Europa soberana, unida y democrática.

Una Europa soberana

Las seis claves de la soberanía europea

1. Una Europa que garantice la seguridad en todas sus dimensiones

  • En materia de defensa, Europa debe dotarse de una fuerza común de intervención, de un presupuesto de defensa común y de una doctrina común para actuar. Cabe alentar la puesta en marcha, cuanto antes, del Fondo Europeo de Defensa, de la cooperación estructurada permanente y completarlos con una iniciativa europea de intervención que permita integrar mejor nuestras fuerzas armadas en todas las etapas.
  • En la lucha contra el terrorismo, Europa debe garantizar el acercamiento de nuestras capacidades de inteligencia, creando una Academia Europea de Inteligencia.
  • Debemos garantizar la seguridad, juntos, en todas sus dimensiones: es necesario dotar a Europa de una fuerza común de protección civil.

2. Una Europa que responda al reto migratorio

  • Debemos crear un espacio común de las fronteras, del asilo y de las migraciones, para controlar de manera eficaz nuestras fronteras; recibir dignamente a los refugiados, integrarlos realmente y regresar rápidamente a aquellos que no son elegibles en materia de derecho de asilo.
  • Debemos crear una Oficina Europea del Asilo,que acelere y armonice nuestros procedimientos; implementar ficheros interconectados y documentos de identidad biométricos protegidos; establecer progresivamente una policía de fronteras europea que garantice una gestión rigurosa de las fronteras y asegure el retorno de aquellos que no pueden quedarse; financiar un amplio programa europeo de formación e integración para los refugiados. .

3. Una Europa que dirija su mirada hacia África y el Mediterráneo

  • Europa debe tener una política exterior enfocada en algunas prioridades: ante todo el Mediterráneo y África.
  • Europa debe desarrollar una nueva asociación de cooperación con África, fundada en la educación, la salud, la transición energética.

4. Una Europa modelo del desarrollo sustentable

  • Europa debe ser el líder de una transición ecológica eficaz y equitativa.
  • Europa debe propiciar y favorecer las inversiones en esta transición (transporte, vivienda, industria, agricultura…) dando un justo precio al carbono: con un precio mínimo significativo al interior de sus fronteras; con un impuesto carbono europeo en las fronteras para asegurar la equidad entre sus productores y sus competidores.
  • Europa debe poner en marcha un programa industrial de apoyo a los vehículos limpios y a las infraestructuras necesarias (terminales de recarga…).
  • Europa debe garantizar su soberanía alimentaria, reformando la política agrícola común e implementando una fuerza común de control que garantice la seguridad alimentaria de los europeos.

5. Una Europa de la innovación y de la regulación adaptadas al mundo digital

  • Europa debe conducir y no sufrir esta transformación, promoviendo en la mundialización su modelo que combina innovación y regulación.
  • Europa debe dotarse de una Agencia para la Innovación de Ruptura, financiando conjuntamente nuevos campos de investigación, como la inteligencia artificial, u otros aún inexplorados.
  • Europa debe garantizar la equidad y la confianza en la transformación digital, reconsiderando sus sistemas fiscales (impuestos sobre las empresas digitales) y regulando las grandes plataformas.

6. Una Europa potencia económica y monetaria

  • Debemos hacer de la zona euro el corazón de la potencia económica de Europa en el mundo.
  • Como complemento de las reformas nacionales, Europa debe dotarse de instrumentos que harán de ella una zona de crecimiento y estabilidad, en particular un presupuesto que permita financiar inversiones comunes y garantizar la estabilización ante los choques económicos.

Una Europa unida

1. Una solidaridad concreta por la convergencia social y fiscal

  • Debemos alentar la convergencia en toda la Unión fijando criterios que acerquen progresivamente nuestros modelos sociales y fiscales. El respeto de estos criterios debe condicionar el acceso a los fondos de solidaridad europeos.
  • En el plano fiscal, conviene definir un corredor de tasa del impuesto sobre las empresas; en el plano social, es necesario garantizar a todos un salario mínimo, adaptado a la realidad económica de cada país y enmarcar la competencia mediante los niveles de cotizaciones sociales.

2. El cimiento de la cultura y del conocimiento

  • Crear un sentimiento de pertenencia es el cimiento más sólido de Europa.
  • Debemos fortalecer los intercambios, para que cada joven Europeo haya pasado por lo menos 6 meses en otro país europeo (50% de una categoría de edad en 2024), que cada estudiante hable dos lenguas europeas para 2024.
  • Debemos crear Universidades europeas, redes de universidades que permitan estudiar en el extranjero y asistir a cursos en dos lenguas por lo menos. En el liceo, debemos implementar un proceso de armonización o de reconocimiento mutuo de los títulos de la enseñanza secundaria (tal como ocurre con la enseñanza superior).

Una Europa democrática

La refundación europea no se construirá a espaldas de los pueblos, sino asociándolos desde el principio a esta hoja de ruta.

1. La necesidad del debate: los convenios democráticos

  • Durante 6 meses, en 2018, se organizarán debates nacionales y locales, sobre la base de preguntas comunes, en todos los países de la Unión Europea voluntarios.

2. El fortalecimiento del Parlamento Europeo: las listas transnacionales

  • A partir de 2019, al utilizar los espacios de los diputados británicos que se van, debemos crear listas transnacionales que permitan a los Europeos votar por un proyecto coherente y común.

¿Qué Europa en 2024?

1. La Unión Europea, nuestro marco común

  • La UE define nuestra base común, fundada sobre (i) valores democráticos comunes, no negociables; (ii) un mercado único más sencillo y más protector, asociado a una política comercial refundada (en 3 direcciones: la transparencia en las negociaciones y la implementación de los acuerdos comerciales; la exigencia social y ambiental; la reciprocidad, con un Procurador Comercial Europeo encargado de comprobar el respeto de las normas por parte de nuestros competidores y sancionar sin demora cualquier práctica desleal).
  • Si bien es cierto que permite diferenciaciones ambiciosas, esta Unión podrá ampliarse progresivamente a los países de los Balcanes occidentales.
  • Esta Unión deberá para ello reformar sus instituciones, con una Comisión más restringida (15 miembros).

2. La diferenciación por la ambición

  • En esta Unión, aquellos que quieren ir más lejos, más rápidamente, deben hacerlo sin que nada se los impida. Las cooperaciones se abrirán siempre a todos, con el único criterio del nivel de ambición compartida, sin formato predefinido.

3. El impulso franco-alemán

  • Ante estos retos, el impulso franco-alemán será decisivo. “¿Por qué no darse el objetivo, para 2024, de integrar completamente nuestros mercados aplicando las mismas normas a nuestras empresas, del derecho mercantil al derecho de quiebras?”
  • Este espíritu pionero y concreto, es el del Tratado del Elíseo: Francia propone iniciar una revisión de este tratado, que traduzca una nueva ambición común.

4. El grupo de la refundación europea

  • Todos los Estados que se unan a esta voluntad podrán lanzar en las próximas semanas un “grupo de la refundación europea”.
  • Este grupo recibirá a los representantes de cada Estado miembro voluntario y asociará a las instituciones europeas.
  • De aquí y hasta el verano 2018, el grupo trabajará para precisar y proponer las medidas que pondrán en marcha esta ambición, alimentándose con los debates de los convenios democráticos. Tema por tema, se examinarán las herramientas necesarias para la refundación (cooperación reforzada, cambio de Tratado a largo plazo…).

“El tiempo en el cual Francia propone está de regreso. Pienso en este momento en Robert Schuman, el 9 de mayo de 1950, en París, osando proponer la construcción de Europa.

Pienso en sus conmovedoras palabras: ‘Europa no se construyó, y tuvimos la guerra’. »

Emmanuel Macron, 26 de septiembre 2017

Ultima modificación 28/09/2017

haut de la page