Editorial - marzo 2021 [fr]

Marzo, el mes de la Francofonía

Este año, en marzo, nuestras embajadas volverán a estar adornadas con la bandera de la Francofonía. Sin poder organizar muchos eventos culturales en ciudades donde se estudia y se practica el idioma francés, al menos seguimos pensando que siempre los colores de nuestra red mundial merecen flotar en el aire.

También será la ocasión para volver a leer el informe presentado en agosto de 2014 por el señor Jacques Attali a François Hollande, el antiguo Presidente de la República Francesa. Este documento, titulado “La Francofonía y la Francofilia, motores de un crecimiento sostenible”, contenía un numero notable de propuestas (¡53!) que siguen siendo relevantes en la actualidad. Algunas de ellas no se han hecho realidad; estoy pensando en particular en la propuesta n°16 -“Crear un Netflix francófono”- en una época en la cual el consumo de imágenes ocupa una gran parte del tiempo de ocio de la población, al menos para la gente que tiene pantallas portátiles. Pero ¿Cómo no pensar primero en la lengua como tal, en el libro, en lo que constituye la principal riqueza de nuestra civilización?

Por lo tanto, para aquellos que no se animarían con la perspectiva de una lectura tan austera como la de este informe, del cual recuerdo el neologismo bastante bien pensado de “francofilófono”; les sugiero volver a la obra del escritor Philippe Jaccottet, quien acaba de dejarnos (el 24 de febrero pasado) para alcanzar otro mundo. Este poeta suizo era amigo del plural, de todos los plurales en realidad. Hoy, es a su visión plural del mundo que me parece importante rendir homenaje.

Philippe Jaccottet - JPEG

Uno de sus libros colección más famoso se llama “Paisajes con figuras ausentes” y todos estos plurales permanecerán siendo una componente de su huella en este mundo: como “medias reflexiones” o “lecciones de tinieblas”, sus obras más famosas proponen celebrar la inteligencia y el misterio de las cosas. “Cantos de abajo”, “Pensamientos bajo las nubes””, “Aires”… Cada uno de estos libros puede entenderse como un intercambio secreto con los demás, y no sólo con los del mundo francófono. En efecto, Jaccottet ha traducido a poetas alemanes como Höderlin, rusos como Ossip Mandelstam, o italianos, como Giuseppe Ungaretti.

Les deseo que disfrutan de la lectura y nos vemos pronto para una Fiesta de la Francofonía en presencial, si las escuelas llegan a volver a abrir en este país. Para la Embajada de Francia, es precisamente el tema prioritario, sin el cual el futuro estaría en peligro: las escuelas sin niños equivale a sacrificar una generación, a resignarse a la muerte de la literatura, de la música, del deporte, de las ciencias: en resumen a la muerte del plural tan querido por Jaccottet. Todos juntos, luchemos por una reapertura rápida de nuestras escuelas.

Ultima modificación 13/10/2021

haut de la page