Editorial - abril 2021 [fr]

Abril, el mes del libro

En la mañana del 9 de abril pasado, al abrir el periódico "Diario Libre", el amante de crítica literaria habrá tenido una grata sorpresa. El mismo día del bicentenario del nacimiento de Baudelaire, se rindió homenaje al autor de la obra maestra Las Flores del Mal.

La pasión francesa por las conmemoraciones se comparte en República Dominicana, donde las evocaciones de grandes momentos de la historia nacional son numerosas, tan numerosas como en Francia, juzgando a través de lo que se puede encontrar en los periódicos. Sin embargo, un homenaje « al dandy, al genio, al maldito », como escribió ese día José Rafael Lantigua, puede parecer sorprendente, mientras que otros grandes escritores franceses, como Jean de La Fontaine, nacido en 1621, o Gustave Flaubert , nacido en 1821, también tendrán derecho no solo a múltiples homenajes, sino muy probablemente también a nuevos libros de análisis de sus obras.

El libro... todo está en esa palabra. Ya sea en formato folio, cuarto u octavo, el libro ha conservado durante más de mil años la memoria de nuestros sueños y de nuestros dramas más espantosos. El de Charles Baudelaire fue censurado por el fiscal Pinard, persona que tampoco permitió que se publicará una de las novelas de Flaubert, y todavía hay muchos censores en todo el mundo para exigir la prohibición de libros cuyos aromas son, sin embargo, mucho menos embriagadores que los que surgen de estas Flores del Mal tan venenosas. Pero ahí está el asunto... de libros: estamos cortos; porque fueron afectados por las restricciones de movimiento, por miedos irracionales y efectos de la economía. Este año, por ejemplo, no es necesario intentar reservar una entrada para la Feria del Libro de París: no se llevará a cabo. Las librerías están luchando por volver a ver a sus clientes después de meses de cierre.

En una encuesta del Centro Nacional del Libro publicada el 29 de marzo de 2021, descubrimos que el lugar que ocupa la lectura en las actividades humanas está experimentando "un declive preocupante". Esto significa que los que leen al menos un libro al año - ¡eso es muy poco! - son cada vez menos...

Es por eso, que pensando en el placer desaparecido que sentía el paseante en los estrechos pasillos de las ferias del libro, les hago un llamado, queridos amantes de literatura, historia, poesía, teatro o de filosofía, para que se lancen a la búsqueda de las escasas librerías de la capital de este país para adquirir cualquier libro que le guste, ya sea para leerlo o para regalarlo, pero en todo caso para saborear lo suave, lo áspero, lo colorido (sobre todo si está ilustrado) o incluso el peso si le gustan los buenos grandes tomos de mil páginas tal como se escriben algunos todavía.
¡Que disfruten de los libros!

Ultima modificación 22/04/2021

haut de la page